Lo más visitado...

26 ene. 2015

Fauna y Flora de Felix con Rubén Tarifa Murcia: Zorzal común (Turdus philomelos)

Durante el pasado mes de Diciembre muchas han sido las manos entumecidas por el frío a primera hora de la mañana.  Manos de multitud de colores, todas trabajadoras, que tras varear cornicabras, arbequinas y picuales, arrastraron unos fardos cargados del oro líquido que a comienzo de año podremos degustar.
Sin embargo, no todas las aceitunas del pueblo acaban en la almazara. Algunas se precipitan hacía el suelo y son indultadas en primera estancia. No saben que serán las culpables de la llegada de una de las aves más esquivas del pueblo.
Poneos unas buenas botas, gorro en ristre y bufanda. Sentir el olor de la mañana al salir al campo. Descubriréis que entre las orillas de los olivos del pueblo se esconde un ave de aleteo rápido,  canto penetrante y movimientos espasmódicos. Hablamos del Zorzal común (Turdus philomelos).


Huyendo del frío centro europeo, mucho más duro que el nuestro, elige la mayor parte de la Península Ibérica como cuartel de invernada. Aunque nos gusta pensar que llega a la Península de visita y así ver a su pariente el mirlo común, con el que comparte familia. Durante su estancia en el pueblo aprovechará para alimentarse de las aceitunas que pueblan los campos felisarios, aunque tampoco hará desprecio a un buen par de lombrices o a unos crujientes caracoles. Con un poco de suerte podréis disfrutar de su fina técnica a la hora de degustar esta delicia gastronómica. Ni corto ni perezoso, se acercará a una piedra, alzará el caracol con el pico y con ayuda de una piedra, a modo de yunque, romperá la dura cáscara que protege al indefenso caracol ¡Quien se lo iba a imaginar!


Tras cargar las pilas por la comarca felisaria, ponen rumbo de nuevo a Europa central entre los meses de Marzo y Abril, acudiendo a la llamada de la reproducción. Nos sigue pareciendo extraordinario que un ave que se alimenta a orillas del pueblo, realice un viaje tan duro para finalmente entrelazar raíces y ramitas y así construir un coqueto nido en suelo polaco.
La puesta oscilará de 3 a 5 huevos y tras un par de semanas de incubación darán lugar a unos polluelos pelones ansiosos de alimento. Escasas dos semanas pasarán al amparo de sus progenitores antes de independizarse definitivamente.
Como muchos sabréis el zorzal común ha sufrido una gran presión cinegética por parte de cazadores legales y no tan legales, llegando a sufrir una gran regresión.
Sin embargo actualmente es una de las aves con mayor número de individuos en Europa, gracias en parte a su capacidad de hacer varias puestas a año y a su plasticidad a la hora de elegir los lugares donde criar.

Rubén Tarifa Murcia
atricapilla.15@gmail.com

No hay comentarios: